Zach LaVine durante la rueda de prensa en su presentación como Bull - Fuente: @NBA

Los Bulls y Timberwolves estremecieron al mundo de la NBA, cuando la noche del draft 2017 llegaban a un acuerdo, donde se apostaría por el presente en Minnesota y por el contrario se firmaría la total reconstrucción en los de  Chicago.

Al margen de la llegada a la ciudad de los vientos de Zach LaVine, Kris Dunn y Lauri Markkanen, jugadores que pueden ser las próximas figuras de los del United Center y potenciales estrellas de la liga, los reflectores y comentarios han ido en función a  Jimmy Butler.

No cabe duda que Jimmy es un jugador de élite, y una de las actuales estrellas de la NBA, por tal motivo su salida de Chicago, ha permitido abrir un abanico de dudas sobre el futuro de este equipo.

Sin embargo esas noticias sobre las pocas posibilidades de los Bulls, y los pronósticos de no ser aquel conjunto competidor de los últimos años, han despertado los comentarios de su nuevo escolta.

Zach LaVine, ha levantado la voz y ha dejado saber sus impresiones “Podemos controlar nuestro destino”, estas declaraciones vienen dadas por esa molestia de ser descartado y olvidado por algunos, tanto en su división como en la  Conferencia del Este.

Aunque Chicago todavía cuenta con el estelar Dwyane Wade, la rebeldía y atrevimiento de LaVine puede ser una muestra, de que se le debe prestar más atención a los jóvenes de los Bulls.

Entre tanto, Zach debe prepararse para asumir nuevas obligaciones tanto ofensivas como defensivas, para contribuir a que su equipo en esta temporada sea más de lo que muchos esperan.