(USA Today Sports).

El jugador pudo haber ido a los Lakers o a los Thunder, pero se decidió al final por los Cavs donde se reencontró con su viejo conocido LeBron James, y las puertas abiertas al quinteto inicial del equipo de Cleveland. La superestrella valoró también jubilarse del baloncesto en los Miami Heat.

Tuvo opciones y dudas. El jugador de la NBA, Dwayne Wade, hoy con lo Cleveland Cavaliers tuvo un par de noches para no dormir. Todo por decidirse a cuál equipo se quería enrolar para la actual temporada. Wade no tuvo lo que esperaba jugando en Chicago, y eso lo hizo salirse de los toros para buscar nuevo destino. Su nombre sonó en Lakers, y él también se lo pensó. En los Thunder no, pero también lo mantuvo en la cabeza, al igual que su exequipo Miami.

Al final las ganas de intentar ganar otro anillo, y en otro estado, fueron lo que lo llevaron a decidirse jugar para los actuales subcampeones. Además, la idea de la franquicia de llevar superestrellas para combatir contra cualquier equipo de la NBA, y ayudarle a LeBron James a conquistar otro trofeo.

La lesión de Isaiah Thomas termina de ayudarle a Wade, ya que toda la pretemporada la ha jugado como base titular, y su coach también lo ha informado, ya que J.R. Smith iniciará sus partidos desde la banca, y Dwayne será quien tomará las riendas junto a otros cuatro jugadores.

El exjugador de los Bulls, de 35 años, promedió 29.9 minutos por partido, 18.3 puntos, 4.5 rebotes y 3.8 asistencias en 60 juegos donde tuvo participación.