El siete veces All-Star, Tracy McGrady, concedió unas horas de su día de ayer para dar algunas declaraciones sobre su carrera al periodista de la NBA TV Sekou Smith por motivo de su reciente entrada en el Hall Of Fame.

Su camino por la NBA comenzó en 1997, cuando fue elegido número 9 del draft por los Toronto Raptors.

“Cuando empecé, mi principal meta era ganar un campeonato. Al principio no pensaba en jugar para ser ‘Hall of Famer’, sólo quería ser campeón”.

En la temporada 2000/2001 hubo un cambio de aires para T-Mac, el jugador crecido en Florida firmó con los Orlando Magic por 7 temporadas a razón de 93 millones de dólares y jugar con el dorsal 1.

“Me di cuenta de que era mejor de lo normal en Orlando. Sabía que era bueno, pero no como para meter 25 puntos por partido”.

“Tenía muchas ganar de jugar allí, en la tierra que me vio crecer, junto a Grant Hill.  Me encantaba verlo jugar, y ahora era mi compañero de equipo. Pero no estaba para jugar por su lesión de tobillo, así que, con 21 años, tenía que ser el líder del equipo. De ahí me vino la presión, tenía que liderar a compañeros mayores que yo, y no sabía si era capaz”.

En esta etapa en Orlando fue cuando vimos al mejor McGrady, liderando la NBA en anotación durante dos temporadas consecutivas (2002-2003  2003-2004) y disputando los Play-Offs durante tres ocasiones aunque sin ningún éxito.

En 2004 se acababa su vida en Orlando, era traspasado a Houston donde compartiría vestuario con el gigante chino Yao Ming, idea que el propio Tracy declaró que no le gustaba.

“Al principio no lo llevaba bien. Venía de ser el mejor anotador de la NBA dos años consecutivos. Lo que me dijo Van Gurdy fue que me olvidase de liderar en anotación, pero que seríamos buenos. Tuve que adaptarme a aquello, pero crecí mucho como jugador y como persona allí.”

En diciembre de ese mismo año tuvo lugar uno de las mejores acciones de la NBA y una de las principales razones por la que se recuerda a T-Mac; el jugador de Florida anotaba 13 puntos en 35 segundos ante los Spurs para acabar remontando y ganando el partido. Junto a Yao consiguió disputar 4 años la postemporada pero sin suerte en ninguna de las ocasiones.

Las lesiones empezaban a cebarse con Tracy, llegándose a perder la semifinales de conferencia en 2009. Ese mismo año tuvo que empezar a cambiar de equipos, primero New York continuando en Detroit, Atlanta e incluso el equipo chino Qingdao Eagles en la 12/13. Duraría un año fuera de la NBA ya que ficharía por los San Antonio Spurs en su última temporada. Ese año conseguiría llegar a las Finales de la NBA aunque cumpliendo un papel secundario disputando 6 partidos ese año.

7 veces All-Star, 2 veces máximo anotador de la NBA, 2 veces primer quinteto de la NBA, 3 veces segundo quinteto de la NBA, 2 veces tercer quinteto de la NBA, jugador más mejorado en 2001 y Hall Of Fame. Todos esos logros teniendo que arrastrar con las lesiones… ¿Y si hubiera jugado sano toda su carrera?