(USA Today Sports)

El pasado 12 de julio Omri Casspi firmaba con los Golden State Warriors sin hacer mucho ruido y sin levantar una gran expectación mediática.

El alero israelí de 29 años llegó al equipo firmando un contrato por el mínimo de veterano de 2.1 millones de dólares, rechazando ofertas que doblaban esa cantidad para poder optar a ganar el campeonato con los Warriors.

La temporada pasada estuvo en Sacramento, donde llevaba tres temporadas en su segunda etapa con el equipo (antes estuvo de 2009-2011). En febrero fue traspasado a los Pelicans junto con Demarcus Cousins. Allí solo jugaría un partido donde se rompió el pulgar derecho y fue cortado. En marzo firmó con los Timberwolves hasta final de temporada.

En las últimas temporadas viene siendo habitual este tipo de fichajes en el equipo, buscando incorporar a veteranos por el contrato mínimo para completar el potente y costoso “Big Four”.

Jugadores como JaVale McGee, Shaun Livingston, Andre Iguodala, Zaza Pachulia, David West y ahora Omri Casspi, todos ellos entre los 29 y los 37 años. Este grupo de jugadores destacan por el gran protagonismo que cobran cuando se disputan los Playoffs, ya que se busca su experiencia para ese tipo de partidos y situaciones.

(Jane Tyska/Bay Area News Group)

En este caso la llegada de Omri Casspi ha sido muy bien recibida por el entrenador Steve Kerr, al que le gusta su juego, llegando a decir que el variado conjunto de habilidades que posee se ajusta a todo lo que hace su equipo: “Encaja en todo lo que hacemos. “Él sabe cortar, crea espacios, ve el juego a medida que se desarrolla. Va a ser realmente bueno para nosotros” dijo Kerr.

Aparte de lo que Casspi puede hacer de forma ofensiva también aporta defensivamente, ya que demuestra gran versatilidad para defender varias posiciones.

Hasta el momento su participación con el equipo no ha podido ser continuada, ya que debido a padecer esguinces en ambos tobillos se ha perdido los últimos dos partidos. Solo ha jugado en dos de los cinco partidos que han disputado los Warriors, contando con algo más de 5 minutos por encuentro.

Esta circunstancia unida al irregular comienzo del equipo que cuenta con un balance de 3 victorias y 2 derrotas, perdiendo contra Houston y Memphis, ha hecho que no esté siendo el incicio de temporada soñado por Casspi.

Sin embargo, una vez que esté recuperado y que el equipo entre en una dinámica más regular de victorias dispondrá de más y mejores minutos para poner su talento y su juego a disposición del equipo.