Stephen Curry entró en el partido y domó a unos mermados Wolves. Fuente: NBA.com

¡Como se nota que todavía es pretemporada!

Hoy a las 13:00h (hora peninsular) se ha jugado en Shangai el Golden State Warriors vs. Minnesota Timberwolves y lo que parecía ser un partido interesante ha terminado con una victoria aplastante a favor del conjunto de Oakland.

El partido comenzó con uno Wolves muy activos, fuertes en defensa, bien compenetrados y todos aportando su granito de arena. Pero poco a poco cada miembro de la manada fue cayendo. Towns, Wiggins, Gibson, Teague, Dieng… todos estaban aportando algo, sobre todo los jugadores interiores, haciendo mucho daño en la pintura. Sin embargo tanto esfuerzo al principio del encuentro y el correcalles que resultó ser la primera mitad acabó matándolos, mermando la importancia en el juego desde el Q2 a jugadores como KAT o Butler.

El canadiense fue el máximo anotador del equipo de Thibodeau, anotando 21 puntos al final del encuentro en 23 minutos de juego. El máximo asistente de los Lobos fue Jimmy Butler, que repartió un total de 6 asistencias.

El único tapón de este equipo, impuesto por Nemanja Bjelica, podría resumir un poco el papel de los Wolves en esta faceta, ya que su intensidad defensiva solamente duró el primer cuarto.

Viendo el partido desde la otra perspectiva se da el caso opuesto al anterior. Golden State empezó con un juego muy espeso, ya que de no ser por Klay y KD los Warriors apenas habrían anotado. El objetivo estaba claro: resistir hasta que la muñeca de ‘Steph’ entrase en calor. Y así fue. Él solo revolucionó el partido.

Hasta que Curry consiguió entrar en el partido el marcador iba muy parejo, reflejando el mal juego que estaba haciendo el equipo de Steve Kerr. Despistes en defensa, poca concentración y fluidez en ataque, malas transiciones… todo lo malo que se puede hacer en defensa lo hicieron los Warriors en el primer tiempo.

Finalmente y en la mitad del segundo cuarto Stephen llegó para realizar la remontada definitiva. ¡Y menuda remontada! Una lluvia de triples acabó por acribillar a los ya mermados lobos de Minnesota y gracias a que Curry destaponó a su equipo, Kevin Durant y Klay Thompson también mutaron a su modo killer.

Al final del encuentro Durant se fue hasta los 22 puntos, Klay hasta los 28 y “The Chef” hasta los 40 (y 8 asistencias), reflejando así el 142-110. Especial mención también merece Jordan Bell, el rookie de los Warriors, que firmó un espectacular último cuarto.

En la faceta defensiva también dominó Curry con 3 recuperaciones y 6 rebotes, el mejor en dichos apartados de su equipo.