Derrick Rose - Fuente: Getty Images

Derrick Rose impactó al mundo de la NBA en la temporada 2011, cuando gracias a su juego dominó toda la liga, hasta el punto de convertirse en el jugador más valioso de esa temporada, lo que parecía la llegada de una nueva superestrella, está rápidamente se vio interrumpida, motivado a una lesión en la rodilla izquierda.

Aquel episodio sería frustrante en la carrera del base, además una serie de problemas físicos no han permitidos ver nuevamente a ese jugador de Chicago, el cual entusiasmaba tanto a seguidores como a rivales.

Con siete años en los Bulls de Chicago y una pasantía de una temporada por New York con los Knicks, Derrick ahora tomaría la decisión de viajar a Cleveland, y firmar para este próximo campeonato un contrato de 2,1 millones de dólares con los Cavaliers.

Así el base dejaría claro que su prioridad en esta temporada es la de ganar, y ciertamente la organización de Ohio puede ayudarle en eso, aunque Rose es un jugador que viene de ser líder tanto en Chicago como New York, éste ya estaría convencido de lo que tiene que hacer y cómo actuar en su nuevo rol, de ese modo lo hizo destacar en una entrevista a ESPN.

“Yo estaba en un lugar oscuro hace años”, resaltó el armador “En un lugar oscuro, quiero decir, estaba jugando, como basquetbol de venganza, y esa no era mi forma de jugar baloncesto”.

El novato del año del 2009 también afirmó: “Creó que podrán ver mis habilidades, mi trabajo es facilitar, ser agresivo al mismo tiempo, ser una amenaza siempre cuando recibo el balón”.

La llegada de Rose ha sido una de las múltiples noticias que se originaron en las oficinas de los Cavaliers, y Tyronn Lue tampoco ha dejado pasar el momento para expresar lo que ha visto de Derrick: “Quiere ser un ganador, quiere ganar, trabaja así, así que es genial tenerlo aquí”.

Tal vez en “D-Rose” ya no veamos ese crossovers del 2011, pero ciertamente es un jugador con el cual se puede contar, ahora en un lugar distinto pudiese ser el tiempo oportuno, para salir de esa oscuridad en la que el mismo indicó estar sumergido, y logre consolidar una carrera, la cual con justicia debería presumir de un trofeo Larry OBrien.