Los Cavaliers han decidido darle menos rodaje a su jugador porque prefieren tenerlo al cien por ciento de su salud para la postemporada. Un problema de tobillo hará que ingrese desde la banca, pero sus minutos van a ir en disminución para cuidarlo y que sea eficiente cuando requieran de él.

No todas las franquicias se pueden dar el lujo de tener a una superestrella en la banca, y encima darle pocos minutos. Ese es el caso de Derrick Rose, y los Cleveland Cavaliers. El equipo de Ohio tiene una plantilla muy variada, y la lesión de tobillo del jugador viene a casi obligar al subcampeón de la NBA a realizar rotaciones. El base armador jugará entre 25 y 30 minutos por juego.

“Sobre la restricción de minutos, poco puedo hacer al respecto. Pero por las lesiones que he tenido es algo a lo que estoy acostumbrado. Voy a cooperar con ello y a hacerlo de manera correcta”, declaró el jugador a un periodista de la cadena internacional ESPN, aceptando la nueva propuesta de los Cavs por mantenerlo sano.

Rose, aun así, anotó 20 puntos en media hora de juego una de estas noches, y volvió a ponerse en el mapa de jugadores que pretenden ayudar al quinteto en la duela. La actual temporada Rose se ha perdido hasta cuatro partidos por lesión, principalmente la de su tobillo. Con la costumbre de saber vivir o pelear con ellas no le queda más que aceptar lo que los médicos y cuerpo técnico digan sobre él.

El mismo LeBron James ha mencionado que, aunque quisiera jugar más tiempo con él, apoya la decisión médica. James ha tenido de jugar en varias posiciones la actual temporada. Especialmente como base armador tras la petición de Wade de jugar como sexto hombre, y la lesión de Isaiah Thomas, y hoy de Rose.