Ricky Rubio durante un partido con Minnesota Timberwolves-Fuente: Twitter.

Han pasado 6 temporadas desde que Ricky Rubio abandonó España para buscar ‘el sueño americano’ y la prensa de los lobos ha hecho balance sobre dicha etapa. En el draft de 2009, los Minnesota Timberwolves se hicieron con los servicios- en el puesto 5- de un base que ya despuntaba en Europa con tan sólo 20 años.

Después del bronce en el Eurobasket en el que se vió a un Ricky más atrevido de lo normal y más maduro si cabe, el base fue de ‘más a menos’ con actuaciones discretas frente Alemania y Eslovenia. Aún así se ha podido ver la mejor versión de su tiro exterior, anotando más de un triple por partido, que puede ser una gran noticia para el futuro. A todo ello se le suma su salida de la gélida Minnesota para aterrizar en la capital de Utah, Salt Lake City.

Así pues Ricky deja archivada su etapa como TimberWolve en la que jugó 353 partidos, saliendo como titular en 333 de ellos y en los que promedió 10,3 puntos, 8,5 asistencias y 2,1 robos. Parece irónico que abandone la franquicia justo cuando tienen opciones reales de entrar en Play-Offs sumando que los Jazz han perdido a Gordon Hayward, pese a ello, el sistema de Quin Snyder encaja a la perfección con el perfil de Rubio.

A falta de menos de un mes para que empiece la NBA, los periodistas de los Timberwolves han analizado la ‘etapa Ricky’ en el Star Tribune, una oral story en la que los periodistas opinan sobre dicho tema. Estas son algunas de ellas:

“Cuando Ricky llegó la recepción fue de rock star. Había sido elegido con el número 5 dos años antes y para los Wolves sobre todo era una esperanza. Se le veía como el posible salvador de la franquicia”, comenta el periodista Michael Rand.

 El periodista Jerry Zgoda, del Star Tribune, coloca a Ricky por encima de Curry en el draft de 2009: “Ricky era el unicornio de aquel draft de 2009 en el que también estaba Stephen Curry“.

Por último, el director de scouting de la franquicia, Rob Babcock tuvo también unas cariñosas palabras para el español: “Era imposible no encariñarse con él. Es un gran chico, superó mucha presión porque todo el mundo estaba muy pendiente de él”.