(Getty Images).

Los New Orleans Pelicans disputaron ayer su segundo partido de pretemporada cosechando su segunda derrota por 102-91. Esta vez su verdugo fueron unos renovados y esperanzadores Oklahoma City Thunder, aunque esa no fue la peor noticia del partido.

Siete minutos fue lo que duró Rajon Rondo en pista hasta que se retiró a los vestuarios por unas molestias en su ingle izquierda. Aún no se sabe el alcance de la lesión de Rondo ni el tiempo que estará alejado de las canchas, pero la preocupación ya sobrevuela entre los aficionados y jugadores por el historial de lesiones del base de Kentucky de 31 años de edad. El año pasado, enrolado en las filas de los Chicago Bulls, sufrió lesiones que le hicieron perderse más de diez partidos. Además, en ninguno de sus últimos siete años en la NBA ha podido jugar más de 70 partidos.

Rajon Rondo llegó este verano a Nueva Orleans tras firmar un contrato de un año a razón de 3.3 millones de dólares dandole el timón del equipo para ofrecer una estabilidad al equipo gracias a su liderazgo y veteranía. La propuesta inicial de la franquicia es buena y Rajon Rondo se presume como un gran organizador que pueda surtir de balones al todopoderoso juego interior Davis-Cousins. Pero las lesiones han vuelto para Rondo y si se perdiera el inicio de la ‘Regular Season‘, Alvin Gentry debería reorganizar su roaster dotando de más minutos y trabajo a Jrue Holiday e Ian Clark.