Cada vez es mayor el número de nombre europeos que llegan a la NCAA con el objetivo de dar el gran salto a la mejor liga de baloncesto. El último del que tenemos constancia es Lukas Kisunas, un joven lituano que ha dejado ver destellos de su juego que han llamado la atención de los ‘scouts’ de la universidad de Connecticut, entre otras muchas.

Lukas Kisunas ha sido un jugador muy cotizado dentro del mercado NCAA, y ha llegado a recibir más de 15 ofertas de distintas universidades, pero al final se ha decidido por los Huskies de Kevin Ollie (ex-NBA). El joven jugador nacido en 1999 y de 2,08m de estatura, se siente agradecido al brindarse tal oportunidad en su carrera. “Gracias a todos los entrenadores que se han tomado su tiempo en reclutarme. Estoy ilusionado por anunciar mi compromiso para jugar y estudiar en UConn”.

¿Qué aporta al equipo?

A pesar de todo lo que conocemos sobre Lukas y sobre su trayectoria en Europa, también reconocemos que hay una gran diferencia entre el baloncesto europeo y el baloncesto universitario, y es por ello que consideramos que habrá una cierta curva de aprendizaje.

Aun así también pensamos que ha sido un gran contribuidor para la selección lituana Sub-18, que se colgaba el bronce en el Europeo de este año 2017. Kisunas ayudó a su equipo promediando un total de 8.9 puntos y 6.5 rebotes. Es por ello que, a pesar de los minutos que llegué a disponer, será un gran contribuidor en el poste bajo, con las esperanzas de aumentar sus estadísticas de cara al Draft (clase del 2018), en el cual espera estar presente aunque sea en rondas tardías.