Empieza la temporada de los actuales campeones en un día dedicado a la prensa. Fuente: USA Today

Primera jornada de la temporada para los Golden State Warriors, aunque esta vez han cambiado las canastas por los micrófonos de los cientos de periodistas acreditados que se daban cita en el Rakuten Performance Center para un acto que une a todos los jugadores de la franquicia por primera vez esta temporada: el Media Day. Día de conferencias de prensa y fotos oficiales en el que los periodistas han aprovechado para tratar con los jugadores temas de todo tipo: desde las cuentas de twitter de Kevin Durant hasta la opinión de Stephen Curry sobre su visita a la Casa Blanca, pasando por las expectativas por la temporada que justo se iniciaba.

El primero que tomó la palabra fue el General Manager de la franquicia californiana, Bob Myers, que principalmente trató el tema de la Casa Blanca que tanto revuelo ha causado en el vestuario de los Warriors y sobre el estado de salud de Steve Kerr, que sufrió unas molestias significativas en la espalda que le impidieron estar presente en el banquillo de Warrior durante parte de los playoff. “Es algo de lo que estamos hablando mucho. Creo que lo mejor es que nos reunamos todos, el cuerpo técnico, los dueños y todos los jugadores. Nos han invitado formalmente desde la Casa Blanca y todavía no nos hemos decidido.”, indicó Myers sobre el tema de la Casa Blanca. Sin embargo, referente al estado de salud de su amigo Steve Kerr, Myers señaló: Se le ve muy bien y es muy notable su mejoría. Os aconsejaría que le hicieras esta pregunta a él mismo para saber lo que te responde, pero creo que no va a ser necesario tomarse un tiempo de recuperación durante la temporada. Él quiere estar en el banquillo durante todos los partidos.”

El mismo Kerr quiso restarle importancia a este asunto y se mostró con mucha fuerza de voluntad al responder: Me encuentro mucho mejor; no estoy al cien por cien, pero creo que nunca más volveré a alcanzar ese estado. Son cosas que pasan en la vida y debes aceptarlas, pero ya me he cansado de que esto me mantenga fuera de los banquillos. Me encuentro mucho mejor y el dolor ha disminuido. Voy a seguir luchando y me lo tomaré como una pequeña batalla cada día. No quiero tener que perderme ningún partido esta temporada y haré todo lo posible para que eso no suceda”. También repasó sus sensaciones sobre la nueva temporada y la valoración que da a las nuevas incorporaciones. “Estoy muy contento con todas las incorporaciones que hemos hecho este verano. Hemos mejorado significativamente la anotación de nuestro banquillo, algo que necesitábamos la pasada temporada. También estoy muy ilusionado por el rookie Jordan Bell. Veo en él lo mismo que vi en Patrick McCaw la pasada temporada.”

Era el turno de los jugadores y el primero en pasar por los micrófonos fue el All-Star Draymond Green, que por supuesto, haciendo honor a su carácter divertido, dedicó unas ocurrentes palabras sobre las supuestas cuentas paralelas que Durant usa para defenderse en las redes sociales (twitter). Cuando vi lo de KD, lo llamé para reírme en su cara. Cuando tuve mi malentendido en Snapchat, él fue el que más se rió y ahora se la he podido devolver; me sentí muy bien. Son cosas que pasan, no es nada de lo que preocuparse”.

Tras el ala pívot norteamericano llegó el turno del base estrella Stephen Curry que fue el que más se mojó acerca de la invitación que manejaba la franquicia procedente de la Casa Blanca. Curry fue tajante y sincero con sus declaraciones: “Sé que se discutirá con todo el equipo, pero mi opinión no ha cambiado. Creo que lo mejor será no ir, porque no apoyo lo que piensa y dice nuestro presidente y nuestra franquicia representa otros valores. Votaré que no. No creo que sea lo más adecuado para nosotros y estoy seguro que muchos piensan igual que yo”. Al igual que su entrenador, el también all-star analizó los nuevos fichajes: “Estoy muy contento por las nuevas incorporaciones del equipo. Tengo muchas expectativas puestas en Nick (Young) y Omri (Casspi). Son dos jugadores veteranos que saben como meter el balón por el aro. Es algo muy necesario para nosotros, necesitábamos ese extra de anotación desde el banquillo. Deben jugar una buena defensa, eso está claro, pero nos centraremos más en su ataque”.

Una de las intervenciones más esperadas eran las del MVP de las pasadas finales Kevin Durant, que se centró en aplaudir el trabajo en los despachos y la fidelidad y compromiso de la columna vertebral de los Warriors, que se mantendrá unida tras un gran esfuerzo económico. “Nuestro gran objetivo era mantener a todos los jugadores en el equipo. Conseguimos renovar a todos y esa era mi intención. Soy feliz aquí y quería seguir jugando con este equipo y con estos compañeros, por eso le dije a Bob Myers que renovaría, pero que primeros se asegurara de que Andre y el resto se quedaran en la franquicia, mi sueldo es lo de menos. Ya no me preocupo por el dinero, le doy prioridad a la felicidad y eso es lo que siento cuando camino por las calles de la Bahía y cuando piso el parqué del Oracle”. Sobre el tema de twitter fue muy breve: “Lo de Twitter son cosas que pasan. Ya he hablado bastante sobre ello. La reacción de Draymond fue bastante esperada, siempre se ríe de todo”.

Más declaraciones destacadas las realizaron los nuevos: Omri Casspi, Nick Young y el rookie Jordan Bell, que confesó: Me costará coger confianza en el tiro y defender a jugadores mucho más altos que yo. Debo adaptarme a estas cosas de la NBA que no pasaban en NCAA. He podido entrenar con muchos de mis compañeros y otros jugadores de la NBA este verano y creo que he aprendido muchas cosas que me pueden ser útiles. Estoy deseando jugar en el Oracle delante de todos nuestros aficionados”.

Por otro lado, el internacional por Israel mostró su ilusión por formar parte del actual campeón: “Estoy muy emocionado por formar parte de esta franquicia. Que un equipo del calibre de los Warriors te llame y te diga que te necesita es un gran orgullo. Sé que no vengo a rellenar el banquillo, necesitan mis servicios y seré de ayuda al equipo. Estoy deseando poder jugar con estos jugadores”. Por último, Nick Young siguió la misma línea de ilusión que expresó Casspi: Este equipo es muy especial, hay un sentimiento de familia que no había experimentado antes. Además de manera literal, porque podré cuidar de mi primo pequeño Kevon (Looney). Será bastante divertido y el chat de mi familia ya está que echa humo”.

Nueva temporada, mismas ilusiones y mejor preparado. Así empieza el conjunto de la Bahía su nueva ruta hacia el anillo donde se encontrará con equipos muy bien reforzados dispuestos a terminar con la hegemonía de los dubs que iniciaran su pretemporada el 1 de octubre contra los Denver Nuggets.