Los del Norte no tiene otro objetivo más que el de superarse a si mismos. Fuente: @NBA

El pasado 25 de septiembre se celebró el Media Day en la NBA, donde los equipos se presentan oficialmente ante los medios y hacen sus primeras declaraciones de la temporada. En Canadá no fue la excepción, y Toronto Raptors versión 2017/18 liderados por su presidente, Masai Ujiri, y por su entrenador, Dwane Casey, se presentaron a la prensa.

Los jugadores tuvieron la oportunidad de hablar ante las cámaras. Con diferentes palabras, todos ellos dieron el mismo discurso: tienen ganas de que dé comienzo una nueva ilusión que les representa un nuevo almanaque y más aún en la debilitada conferencia Este.

“Siempre es emocionante empezar desde el primer escalón” contaba DeMar DeRozan, que este curso contará con minutos jugando como base. El mejor anotador de los Raptors comentó lo poco que se habla de la franquicia canadiense en la liga. “Siempre nos pasan por alto, nunca nos tienen en cuenta. Depende de nosotros usar eso como motivación, te ayuda a encontrar algo dentro de ti que no sabías que tenías. Todo lo que sea negativo, úsalo como motivación” aconseja el escolta.

El jugador también se refirió a su verano, sin compromisos con la selección de Estados Unidos tras participar y conseguir el oro en los JJOO de Río de Janeiro el año pasado. “Al fin he tenido un verano para realmente concentrarme en mí mismo como jugador” dijo DeRozan. Al ser preguntado sobre la temporada que se acerca, el 10 de Toronto no dudó en afirmar que “debemos estar unidos y ayudarnos unos otros”.

Un discurso parecido tuvo Kyle Lowry de cara a la próxima temporada. “Necesitamos que todos estemos juntos y dar un paso adelante” comentó el base. “Nada me sorprende en esta liga. Pienso que todo te motiva en cierto modo” dijo el 7 de los dinosaurios. Se le preguntó sobre si el sistema que utiliza su entrenador, Casey, está obsoleto y debe evolucionar hacia un juego más solidario, a lo que Lowry respondió que “creo que yo he cambiado durante mi carrera personalmente, creo que Dwane Casey ha cambiado durante su carrera, creo que DeMar DeRozan ha cambiado durante su carrera… Creo que esa el la cuestión en la NBA. Tenemos que adaptarnos a todo”. Sin embargo, tiene claro que hay que “poner al equipo ante todo”. Por último, habló de los rookies que estarán esta temporada en el equipo. “Respeto muchos a esos chicos” contó Lowry.

La incorporación más sonada de los Raptors en verano ha sido CJ Miles, que también habló con la prensa de su deseo de empezar a trabajar con sus nuevos compañeros. “Tengo ganas de prepararme para los entrenamientos y de salir ahí y empezar a ponerlo todo en marcha. Ellos me ayudan y yo les ayudo: esa es la relación que vamos a intentar construir” dijo el nuevo alero de los canadienses. Miles tiene claro lo que puede aportar. “Haz lo que tu equipo necesite. Cualquier situación, yo he estado en ella. Si eso es lo que hace a nuestro equipo funcionar, entonces eso es lo que voy a hacer” declaró el alero.

Un verano algo más corto ha tenido Jonas Valančiūnas, que también pasó por delante de los micrófonos. “Depende de nosotros cómo produzcamos sobre la pista. Nosotros controlamos esto” afirmó el lituano. El pívot hizo autocrítica tanto individual como colectiva y dio pistas de cómo evolucionará el juego de los de Canadá al declarar que “no es que tengamos que cambiar algo muy grande, son sólo pequeñas cosas (…) Debo cambiar mi juego, siendo capaz de detener a interiores tiradores” dijo Valančiūnas.

Norman Powell también dejó palabras interesantes al valorar su situación en el equipo de Ontario. “Es duro. Un partido juego 28-30 minutos y al siguiente partido juego 5-10” comentó el jugador de tercer año, que afirma que este verano “he trabajado mi cuerpo”. Powell se mostró altruista al afirmar que “todo el mundo quiere ser titular en la NBA, pero para mí siempre ha ido el equipo primero”.

Serge Ibaka, por su parte, analizó la evolución que está experimentando el juego durante los últimos años. “El juego ha cambiado ahora, con mucho smallball y cambios en defensa”.

No hay más palabras que la realidad para los Raptors, y ya deben poner manos a la obra para completar definitivamente sus trabajos de cara a la próxima temporada. La pre seasson aún está en pañales, y en Toronto se sueña con un mejor record, sobre todo en el Este.