Malik Monk llega a Charlotte para liderar junto a Kemba Walker - fuente: At The Hive

Los Charlotte Hornets acaban de firmar una pretemporada bastante irregular, han perdido dos encuentros contra los Boston Celtics, han perdido otro contra los Miami Heat y han conseguido la victoria contra los Detroit Pistons. Durante este periodo de tiempo, los Hornets han tenido tiempo tanto para malas noticias como para buenas, la peor de todas es sin duda la lesión de Nico Batum, pero la desgracia de unos es la alegría para otros, ya que gracias a la lesión de Batum, Malik Monk ha gozado de una mayor cantidad de oportunidades.

La gran noticia para los Hornets, es que el jugador formado en la universidad de Kentucky ha aprovechado las oportunidades que le han brindado. Malik Monk ha exhibido a un nivel espectacular durante estos encuentros, por lo que parece que hay que empezar a tener en cuenta su nombre para el premio a rookie del año. El número 11 del pasado del draft no partía como uno de los favoritos para alzar este premio, pero sus grandes actuaciones en pretemporada le han metido en ese grupo.

Las estadísticas de Monk en pretemporada están a la altura de grandes jugadores. El jugador de los Hornets ha promediado 14.3 PPG, y 2 APG, en tan solo 24 minutos en pista. Su mejor partido lo jugó contra los Boston Celtics, el tirador se fue hasta los 21 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.