Josh Jackson ya demostró su valía en la Summer League, ahora toca la NBA. - Fuente: @NBA

Tras tres elecciones en el Draft y la continuación del proceso de rearmado de la franquicia, en Phoenix se gesta una idea a largo plazo que esperan que de resultado pensando en sangre joven y en reducir el promedio de edad del equipo.

Que lejos han quedado para los Suns los años dorados de Nash y sus pases de fantasía, o de Charles Barkley y sus largas luchas en el poste. Sin embargo hoy en la tierra del sol se piensa en otra estrategia, la de volver a darle a la franquicia un rol protagónico, y para esto piensan en juventud para aumentar esas posibilidades de hacer historia de cara al futuro.

El equipo de Earl Watson bajó considerablemente el promedio de edad y se encuentra en plena reconstrucción, y aunque sea muy difícil que esta temporada logren salir del último puesto que obtuvieron en 2016-2017 en la División del Pacífico, sí creen poder conseguir este objetivo a largo plazo.

Queda cada vez menos tiempo para que de inicio el entrenamiento de pre-temporada de los Suns, pero ya los apellidos que van dejando los confirmados en el roster empiezan a avivar el fuego de los fanáticos de Phoenix de cara a años futuros.

Las nuevas caras

¿Qué mejor que la 4ta posición del Draft para sumarle apoyo a Bledsoe y a Booker? Esto lo entendió a la perfección Phoenix, quienes seleccionaron a Josh Jackson para sumar a su arsenal ofensivo. Base, escolta y alero se convierten en los pilares de la reconstrucción y en el sueño de todo un equipo para seguir mejorando progresivamente.

Tampoco se puede dejar de lado la incorporación de Elijah Millsap, el ex escolta de los Jazz, para ser una inminente variante de Booker en los minutos que el joven deba visitar la banca.

Sigue siendo un año casi intrascendente para los Suns, pero con la esperanza clavada en seguir mejorando y armando un proyecto que arroje algún resultado positivo, ya que logró mantener la base del quinteto inicial, y se deshizo de Barbosa, Price y Dudley, marcando definitivamente que la sangre joven va a ser quien lidere a este equipo.

Nunca queda de más resaltar que será la segunda temporada de Marquese Chriss, algo irregular en su primera aparición como profesional, pero perfeccionándose puede ser un gran valuarte en la pintura, ayudado de la consistencia reboteadora del siempre efectivo Chandler.

El punto negativo que sufrirá Phoenix será la lesión de Brandon Knight, quien es casi un hecho que se perderá toda la temporada 2017-2018 a causa de su lesión en la rodilla, la misma que sufrió Derrick Rose y padece aún 3 años después, dato que preocupa mucho a los médicos y entrenadores del equipo.

Lo de los Suns es un paso arriesgado, dejar ir a la experiencia y dejar a Bledsoe comandar los ataques y lidiar con la juventud de su equipo, pues ahora él y Booker son los jugadores franquicia de los del sol. El tiempo corre, y el futuro para Phoenix ya está apostado arriba del paño, solo restará averiguar si es una victoria, o será la puerta a otro rearmado.

La esperanza de Phoenix está en manos de talento joven. – Fuente: @NBA