Jahlil Okafor junto a Joel Embiid durante un partido en Minnesota, MI; 12 Marzo, 2017 | Fuente: USA Today Sports

Los de Filadelfia vienen de años difíciles y posiblemente el conjunto pudiese ser hasta los campeones en cuanto a la mala fortuna, pero ahora con un grupo de jóvenes talentosos, pareciera el momento idóneo para irrumpir en los puestos de clasificación en la Conferencia del Este.

El conjunto de Filadelfia que da su nombre en honor a la declaración de Independencia de los Estados Unidos y que en su historial ha visto pasar figuras estelares como Wilt Chamberlain, Julius Erving, Moses Malone, Charles Barkley, Allen Iverson entre otros, buscara esta temporada estremecer la liga, cuando salten a la cancha con un grupo de jugadores muy talentosos.

Y es que al parecer llegó el momento de que los Sixers vuelvan hacer un equipo competitivo, y muestren que pueden estar a la altura de las exigencias de la NBA.

La última vez que Filadelfia conquistó un anillo fue en la temporada 1982-1983, bajo la batuta de “Dr. J” y Moses Malone, donde firmaron un espectacular 12-1 en postemporada, además barrerían en la final a unos emblemáticos Lakers de los Ángeles.

Los Sixers de los 80 fue un conjunto que regularmente estaba presente en los Playoffs, aunque en ningunos de los casos pudo repetir aquella victoria sobre los Lakers, el conjunto estuvo en capacidad de reinventarse y ser contendiente.

Sin embargo en la década de los 90 todo cambio, cuando a principios de esos años en la conferencia del Este estaban irrumpiendo dos equipos llenos de juventud, uno eran los Bulls de Chicago con Michael Jordan en plan estelar y los otros eran los Sixers de Charles Barkley.

En tal sentido ambos conjuntos se enfrentaron en años consecutivos en playoffs, y mientras los de Chicago se convertirían en un equipo de época, los de Filadelfia se desvanecían con esas derrotas.

Los de Pensilvania trataron de reconstruir al equipo por medio del Draft, los cuales fueron cuestionados, Clarence Weatherspoon 1992, Shawn Bradley 1993, Sharone Wright 1994, Jerry Stackhouse 1995.

Sin embargo en el Draft 1996 éstos se le presentaban la oportunidad de elegir en primer lugar, aunque en la lista se encontraba Kobe Bryant, la organización apostaría por el base Allen Iverson, el cual los llevo dos años después a la postemporada.

Finalmente los 76ers disputaron su última final en la 2000-2001 cuando “The Answer”, Dikembe Mutombo y compañía no pudieron con los Lakers de Shaquille O´Neal y Kobe Bryant.

En los que respecta a los playoffs, éstos no han regresado a esas instancias desde aquella temporada accidentada 2011-2012, donde solo se disputaron 66 encuentros en la fase eliminatoria, y aunque eliminaron en la primera ronda a los Bulls, el equipo no pudo seguir en contienda al caer contra los Celtics de Boston.

Lo que parecía para ese entonces un buen equipo, éste se fue diluyendo en cambios muy criticados, aunque esto pareciera ser una constante histórica en la organización.

Desde entonces han pasado cinco años que no vuelven a la postemporada, el hundimiento de los Sixers ha sido de tal magnitud que durante este lapso solo han logrado 109 victorias por 301 derrotas.

Por si fuera poco éstos tocarían fondo en el campeonato 2015-2016 cuando ganaron solo 10 encuentros, sin duda había que buscar un plan para revertir ese desastre.

Volver a confiar en el Draft

Es imposible conocer cuál será el desarrollo de los jugadores que son elegidos en el Draft, la reciente historia de los del Wells Fargo Center puede ser debatida por sus escogencias, pero eso no debería ser una limitante para pensar que ahora todo puede ser diferente.

El nuevo plan para mejorar y colocar al equipo en competencia viene dado por los nombres que han llegado a una de las orillas del río Delaware.

Ahora los dirigidos por Brett Brown cuentan con un grupo de jugadores que entusiasman y despierta el interés, no solo de la “ciudad del amor fraternal” sino de toda la NBA.

Tras armar un equipo por medio de selecciones con Joel Embiid, Dario Saric, Jahlil Okafor, Ben Simmons y Markelle Fultz, sería difícil pensar que haya una organización con mejor talento joven que el de Filadelfia.
Joel Embiid y Ben Simmons , Fuente: Philly.Com

Sin embargo la mala fortuna acompañado al equipo, y la organización ha sufrido lesiones importantes como las de Embiid, Okafor y Simmons, Además luego de su traspaso Saric se mantuvo en el baloncesto europeo, hasta que finalmente hizo su debut en el 2016.

La punta del Iceberg

Una pequeña muestra de lo que puede pasar con estos Sixers se observó la temporada pasada, cuando Joel Embiid, después de haber sido reclutado en el 2014, finalmente pudo demostrar sus condiciones y aunque por lesión solo participó en 31 encuentros, dejó promedio de 20,2 puntos por partidos, 7,8 rebotes y 2,5 bloqueos.

Otro que se hizo notar fue el croata Dario Saric que acompañó a Embiid entre los mejores novatos de la temporada pasada, cerrando su primer año con una media de 12,8 puntos, 2,2 asistencias y 6,3 rebotes.

Jahlil Okafor aunque en dos temporadas solo ha jugado 103 encuentros, el mismo ha promediado doble dígitos en puntos, y su accionar es otra arma con la que puede contar el equipo.

La plantilla también cuenta con otros jugadores que muy bien pudiesen dar un salto de calidad como Robert Convington, un alero que promedio 12,9 puntos, 1,5 asistencias y 6,5 rebotes.

Los que llegan

En lo que respecta a Simmons y Markelle, se espera el debut de ambos y a su vez que sean los catalizadores de la ofensiva.

De manera audaz la organización también se movió en la agencia libre y trajo los servicios de uno de los mejores lanzadores de la liga, JJ Redick que viene de promediar 15 puntos por encuentros y una efectividad desde la línea de tres mayor al 40%.

Amir Johnson también armó sus maletas, y su llegada al equipo seguramente le dará mucha experiencia en ambos lados de la cancha.

Markelle Fultz, Fuente: Bleacher Report

Los que pudiese salir mal

La falta de experiencia puede ser un factor determinante para el empuje del equipo

Algunos de sus jugadores vienen de grandes problemas físicos

El talento individual no sume al colectivo

No poder compenetrar a un grupo muy joven

Establecer un equilibrio de juego

No controlar la ansiedad

No lograr regularidad

Decepcionar a los fanáticos

Lo que se espera

Llegar a los playoffs

Que se obtenga un record positivo

El grupo se convierta en la revelación de la Conferencia Este

Que el equipo sea competitivo

La emoción vuelva al Wells Fargo Center.

La división Atlántico no todo sea Boston y Toronto

Sixers de Filadelfia Fuente: Sporting News

Los Sixers vienen de otro año para el olvido, con records de 28 y 54 solo superaron en la clasificación total a los Nets de Brooklyn, Ángeles Lakers y Phoenix Suns, pero esos días oscuros pudiesen estar por finalizar, cuando este nuevo núcleo de jugadores busquen colocar a los de Filadelfia en el camino de las victorias y seguramente llenar de emoción al Este de la NBA.