Tilman Fertitta ya se prepara para ponerse a la cabeza de los Rockets. - Fuente: @NBA

La franquicia texana fue vendida a Tilman Fertitta por 2.200 millones de dólares en lo que se convirtió en la venta más cara de la historia de la NBA. El empresario ya puso manos a la obra y la franquicia lo anunció oficialmente en sus redes mediante un comunicado.

¿Qué harían ustedes con 2 billones de dólares? Probablemente la respuesta a eso no sea comprar un equipo de NBA con todo el sacrificio y el trabajo que eso requiere, pero al empresario Tilman Fertitta poco parece importarle este detalle, pues esta tarde se oficializó la compra total de toda la franquicia por 2.2 billones de papeles verdes.

Cabe destacar que la idea de la venta ya rondaba en la cabeza de Leslie Alexander desde julio, cuando apareció el ofrecimiento de Fertitta y terminaron cerrando esta tarde. El comprador tiene 60 años y es oriundo de Texas, sus millones provienen de su exitosa cadena de restaurantes llamada Landry Inc. y su sueño de tener un espacio en la NBA lo tiene desde muy joven.

Si bien ya no habrá marcha atrás en cuanto a los apellidos, resta que el fisco, el gobierno y (mucho más importante aún) el comisionado, aprueben la transacción para que sea formal en términos legales. Mientras tanto los bancos se están preparando para mover los millones de una cuenta a otra, y Alexander empieza a relamerse al saber con la plata que va a contar y con las responsabilidades que, de una vez por todas, dejará atrás.

Esta operación es la más cara en la historia de la liga, y será el 4to cambio de dueño en una franquicia en los últimos 3 años (Clippers y Bucks en 2014 y Hawks en 2015), mientras que los Nets también están cerca de cerrar un nuevo movimiento que cambie a la cabeza de la franquicia.