Los 30 equipos tienen solo un objetivo de cara al futuro. - Fuente: @NBA

Super-equipos, contratos super-máximos por doquier, modificación de la estructura del All Star Game, centrarse en el juego exterior, ajustar el Draft y otras cuestiones que la Liga comienza a variar para poner el foco en la competencia y hacerla más atractiva.

Hace ya tiempo que vemos mutaciones en la NBA, esto no es noticia, pero lo que si llama poderosamente la atención es la forma en la cual Adam Silver y toda la cúpula dirigencial de la liga de baloncesto mejor valorada en el universo, están orientando y acompañando esos cambios. Son varios los aspectos que se ponen bajo la lupa, pero vamos a ir desmenuzándolos uno por uno.

Super-equipos

Muchas gracias Kevin Durant, pues después de haberse unido al equipo con mejor record en la historia de la NBA, varias figuras sueñan con formar un quinteto o una plantilla que pase a la historia. Ya los Golden State Warriors y su BIG 4, con un banco que es de ensueño, marcaron un punto de partida, pero son varias las franquicias que intentan emularlos.

Una de ellas es la renovada Oklahoma City Thunder, quien en su momento se plagó de estrellas (ahora todas figuras de la liga), y solo Westbrook quedó de aquella camada. Al base, último MVP, lo acompañan George y Melo, además de Adams, generando un equipo digno de apreciar.

El BIG 4 de los Warriors fue el puntapié inicial a los super-equipos. – Fuente: @NBA

Otro caso es el de Houston Rockets, que ya había hecho una excelente temporada pasada, y ahora se le suma la adición de Chris Paul, quien abandonó los Clippers (sumaron a Teodosic) y está listo para acompañar a Gordon, Harden y Nenê en la búsqueda del progreso.

El Oeste tiene más equipos que forman un gran proyecto, pues son los Timberwolves las grandes novedades dentro de los que se asoman, sumando a Butler a sus líneas junto a KAT y Wiggins, además de Gibson y su firmeza defensiva y Teague con su apertura de cancha y visión de juego. Los Wolves además mejoraron en su banca con Crawford y manteniendo a Dieng, gran valuarte en el recambio.

Pero mientras se afianzan equipos en el Oeste, el Este está calmo. Solo dos franquicias lograron salir del aluvión que significó el mercado para esa conferencia. Boston Celtics sumando a Irving y a Hayward, mientras que relegó gran parte de su banca, y los Cavaliers, quienes tienen ahora a Rose, Thomas y Wade como caras nuevas para ir en busca de una nueva final de NBA, y no olvidar que el Rey todavía está en Cleveland.

Formato de All Star

Sobran las explicaciones del por qué el All Star Game de esta temporada no tendrá el formato habitual. Las figuras presentan un éxodo similar al de las aves cuando se avecina una tormenta. Ya sea por querer ganarle a los Warriors, o por querer evitar a uno de los mejores jugadores de la historia como LeBron James, el Este ha quedado casi vacío de estrellas y se prepara para afrontar una reconstrucción en varias de sus franquicias.

El All Star ahora tendrá capitanes que elijan sus equipos al mejor estilo “pan y queso” para hacerlo más vistoso y atractivo, aunque cabe aclarar que siempre bajo los votos de la gente. El partido tendrá la misma dinámica, y el show estará garantizado, pero por primera vez en la historia ya no habrá Este vs Oeste cara a cara, nueva era en la NBA.

Ya no habrá Este-Oeste en el All-Star. – Fuente: @NBA

Mutaciones del juego

Todo proceso a lo largo de la historia sufre transformaciones, casi como si fuera un paralelismo del ser humano, todo evoluciona, todo va cambiando. Sin embargo, la palabra “evolución” no siempre es positiva, en ningún aspecto de la vida, a veces pueden ser variaciones que afecten a una dinámica pre-establecida por el simple hecho de la transgresión.

En la NBA moderna, esta cada vez más claro que ya no veremos Shaqs, al menos por un largo tiempo, sino que debemos acostumbrarnos a ver más tiradores externos, y menos juego físico, ni hablar de defensivo. Junto a los super equipos que mencionamos anteriormente, se trae aparejada una idea de “small basquet”, lo que no implica la desaparición de los mastodontes de 2 metros y medio, sino que estos tengan capacidad anotadora, y además que sean acompañados por jugadores más ofensivos.

El triple, la herramienta más clara en el cambio de tiempo en la NBA. – Fuente: @NBA

Hay quienes dicen que el ataque gana partidos pero la defensa campeonatos, y aunque me es difícil refutar esta frase, en la NBA moderna parece que todo se va desvaneciendo, y el equipo con mejores tiradores es el que saca una abismal ventaja ante defensas que cada vez son menos contundentes. El caso más claro de “small basquet” es el de los Warriors, con 4 hombres capaces de jugar como externos (Curry, Klay, KD y Green), mientras que Pachulia debe batallar en soledad en el poste contra los defensores rivales. Está claro que la precisión de sus tiradores y el talento de los mismos es lo que saca la diferencia, pero estas formaciones son cada vez más repetidas en la liga.

Ante esto, puede haber quien guste o no de estos diseños de juego y estas molduras y adaptaciones, lo que no se puede negar es que este cambio en la NBA es preocupante para las formas de contención defensiva, que cada vez es menos usual, aunque todavía quedan bastiones defendiendo la base de todo deporte como lo es el apartado defensivo.

Salarios

En Argentina hay una frase de calle que dice que “por guita baila el mono”, y eso es otra de las dimensiones que hoy comprende la NBA dentro de todo un nuevo esquema. Es que los parámetros contractuales son cada vez más altos, y no hablamos de LeBron James, Harden o Curry, quienes son candidatos constantes a MVP y los motores de las franquicias, sino que nos referimos a los pagos más excesivos que sacan margen salarial por tan solo asegurarse la lealtad, que por lo visto está cada día más cara.

No hay que indagar demasiado para tomar dimensión de los jugadores que se les paga de más, o que aún no han demostrado tener el nivel que indica las millonadas que las franquicias depositan en ellos. Un ejemplo clarísimo de esto es Mike Conley, que sin ser el mejor jugador de Memphis, recibe $28.530.608 de dólares por parte de la franquicia, algo que ni siquiera Marc Gasol ha cobrado en sus repetivos años de All-Star.

Conley es uno de los jugadores mejores pagos de la NBA. – Fuente: @NBA

Varios son los ejemplos de esto, Mozgov por nombrar otro, y su inentendible y millonario vínculo con los Lakers (ahora traspasado a Nets), o Holiday y sus 25 millones para no poder completar una temporada entera sin lesionarse. 

Cabe destacar que esto será motivo de charla en el próximo convenio de franquicias y comisionado el año próximo, y probablemente la ampliación del tope salarial sea una de las pretensiones por parte de los dueños y general managers de las multimillonarias franquicias de la NBA. ¿Vieron? Ahora no es tan descabellado decir que por guita baila el mono.

Las nuevas generaciones

El último gran anhelo de la NBA es poder resolver varias cuestiones en base a sus jóvenes promesas. El primero, y más preocupante es el de los negociados en la NCAA, es decir, los contactos de agentes con jugadores universitarios y sus arreglos para sumarlos o hacerlos firmar con determinadas franquicias. Esto es algo que se viene investigando hace ya tiempo en los Estados Unidos, y sobra decir que un estudiante no puede basar su elección de colegiatura en el agente que le prometa mejores cosas, o que lo soborne de alguna manera, la principal cuestión a resolver por el mecanismo de Draft en la NBA.

Por otro lado, el tan popular “tanking” o tankeo es otro motivo de alerta en la liga, puesto que varios equipos se dejan perder para tener mejores oportunidades de tomar una futura estrella universitaria. La respuesta de la liga ante esto fue igualar las posibilidades de loteria que tendrán los 3 peores records de la liga, es decir que nada te asegura la primera elección de Draft, ya que los últimos 3 tendrán las mismas chances (14%).

Los novatos siempre bajo la lupa por sospechas de arreglos en la NCAA. – Fuente: @NBA

Bienvenidos a la NBA del Siglo XXI, una liga que ya evidentemente no es lo que era, y que trata de construir mientras sufre abruptos cambios que no comprometen su estructura, pero sí que juegan contra sus tradiciones y su siempre firme ética. Todo ahora recae en quien mejor pueda acostumbrarse a estas mutaciones en el juego para poder, de una vez por todas, ser el equipo que salga avanti en tiempos de revoluciones en el juego.






  • Mariel Rodríguez

    Todo cambia hasta en el deporte. Buen artículo