Kristaps Porzingis presenta molestias en su codo derercho y en un tobillo. Fuente: Twitter

Como consecuencia de una torcedura de tobillo y bursitis en el codo, la noche del miércoles Kristaps Porzingis se la tomó como descanso cuando su equipo jugaba contra Orlando Magic. Lo que parecía una ausencia a corto plazo y que equivaldría a no empeorar sus molestias ni los buenos resultados de su equipo se ha convertido en un problema persistente a largo plazo, principalmente por culpa de las molestias en el codo.

El número 6 de los New York Knicks dijo que podría someterse a un pequeño proceso en su codo derecho (en el cual tiene molestias), siendo algunos de los remedios en mente drenar el codo o “hacer algunas cosas con él”, según afirmó Porzingis a Marc Berman del New York Post, pero este proceso no se llevaría a la práctica hasta una vez concluída la temporada.

“Me molesta un poco, pero no demasiado”, dijo Porzingis antes de la noche de reposo del miércoles. “Tengo que bajar el hinchazón y luego estaré bien de nuevo. Pero creo que una vez que se acabe la temporada, podría tener que hacer algo al respecto. Simplemente no puedo seguir así todos los años”.

Porzingis dijo que tras el encuentro de los Knicks frente a los Charlotte Hornets, donde Kristaps tuvo una dura batalla física con Dwight Howard, la bursitis de su codo se re-agravó notablemente. Este fue uno de los motivos principales del descanso del ala-pivot de NYK vs Orlando.

El jugador franquicia del conjunto de New York promedia 30 puntos, 7.5 rebotes y 2.3 tapones por partido. Los Knicks registraron este pasado miércoles un balance positivo de 6-4, empatando así con Orlando Magic, Toronto Raptors y Philadelphia 76ers por la tercera plaza en la Conferencia Este.