Jason Terry jugó 74 partidos con los Milwaukee Bucks la pasada temporada. Fuente: Aaron Gash (AP Photo).

A pocas semanas de que la nueva temporada NBA dé el pistoletazo de salida, siguen quedando algunos jugadores cuyo futuro no está decidido todavía. Uno de ellos es Jason Terry, que a sus 39 años (cumplirá los 40 el próximo viernes 15 de septiembre) no piensa en retirarse.

El vínculo de los Milwaukee Bucks con el veterano escolta finalizó y Terry es ahora libre de firmar con el equipo que desee. The Jet, como es conocido, jugó con la franquicia de Wisconsin un total de 74 partidos el pasado curso, promediando 4.1 puntos, 1.4 rebotes y 1.3 asistencias por noche. Además, firmó un notable 42.7% de acierto en triples, su segunda mejor temporada después del 43.8% que cosechó con los Dallas Mavericks en la 2006/07.

Jason Terry firmó su mejor temporada en porcentaje de triples vistiendo la camiseta de los Dallas Mavericks.
Fuente: Christian Petersen (Getty Images North America).

Lo que es evidente es que Terry todavía puede aportar cosas a un equipo de baloncesto y ha logrado ser un buen mentor para los más jóvenes en Milwaukee. Seguramente por este motivo, los Minnesota Timberwolves están interesados en hacerle un contrato. Los lobos tienen varios cachorros en su manada a los que les vendrá de perlas tener a alguien en el vestuario como The Jet. El jugador nacido en Seattle (Washington) se reunirá en los próximos días con la franquicia para conversar sobre un posible futuro juntos.

Jason Terry fue elegido en el Draft de 1999 con el número 10 por los Atlanta Hawks, donde jugó cinco temporadas. En 2004, fue traspasado a los Dallas Mavericks, donde practicó su mejor baloncesto, alcanzando el objetivo del anillo en 2011. Firmó como agente libre con los Boston Celtics en 2012 y un año más tarde fue traspasado a los Brooklyn Nets. Tras media temporada, hizo las maletas rumbo a los Sacramento Kings, con los que no jugó ni un partido y le traspasaron meses después a los Houston Rockets. Ya en 2016, y de nuevo como agente libre, fichó por los Bucks por una temporada.

A lo largo de su carrera, el escolta ha participado en 1359 partidos con unas medias de 13.8 puntos, 2.4 rebotes, 3.9 asistencias y 1.1 robos por encuentro con un 38.0% desde la larga distancia.

Con casi 40 años, Jason Terry no ha metido sus últimos triples en la NBA. Minnesota sabe que cuenta con una base joven liderada por Karl-Anthony Towns y Andrew Wiggins que necesitará jugadores veteranos sobre los que apoyarse cuando lo necesiten. Ya firmaron a Jamal Crawford y ahora quieren añadir a Terry a una plantilla que quiere dar muchas alegrías al Target Center durante la próxima temporada.