Isaiah Thomas durante el entrenamiento previo a un partido NBA (Isaiah J. Downing-USA TODAY Sports).

Este pasado martes, Isaiah Thomas comenzaba a seguir a los Orlando Magic vía Twitter y así lo informaba más tarde, el periodista de HoopsHype, Alex Kennedy, que desvelaba que tanto el representante de Isaiah como los Magic estaban en contacto y muy interesados en llegar a un acuerdo para unir a un nuevo base a la plantilla de los de Florida.

Des de aquí, vamos a intentar analizar por que, la supuesta ejecución de este movimiento, sería una gran maniobra no solo para los Orlando Magic si no también para un Isaiah que busca un bounce back después de una olvidadiza temporada 2017-18.

Muchas carencias

Los Orlando Magic, un equipo que lleva años (últimos Playoffs en 2012) sin estar en el bando competitivo de la mayor liga de baloncesto, han de comenzar a buscar su lugar, y aprovechar que alguna de las mayores estrellas de la conferencia han decidido moverse al lejano Oeste. Un primer paso, es el análisis de lo que uno tiene; un equipo joven y con bastante buena proyección, pero si indagamos un poco más comenzaremos a ver diferentes debilidades.

Los Orlando Magic (25-57) figuran como uno de los peores equipos al tirar de tres con un 35.1%, (solo los Lakers y los Phoenix Suns obtienen un peor registro en la temporada pasada) dato que debería mejorar, viendo el tipo de baloncesto que se juega hoy en día. Ésto junto a un 45.2% en tiros de campo y un registro de 103.4 puntos por partido, dejan ver que uno de los puntos a corregir es la eficiencia a la hora de lanzar y la selección de tiro.

Otra variable interesante es la poca variedad en la posición de base. Tras la salida de Elfrid Payton (ahora jugador de los Pelicans) el pasado mes de febrero, los Orlando Magic han tenido que moverse con jugadores de segunda fila, como D.J. Augustin, que ha sido un base suplente durante toda su carrera, o Shelvin Mack, el cuál no seguirá con el equipo de Florida para la próxima temporada.

A pesar de ello, no todo está perdido en Orlando. Los Magic a pesar de haber realizado movimientos un tanto cuestionables los últimos años, parecen comenzar a ver un poco de luz. La renovación de un talentoso y joven jugador como Aaron Gordon, la reciente elección de Mohamed Bamba y su gran potencial defensivo, o una posible mejora de Jonathan Isaac (20 años), parecen vislumbrar algo de claridad en un equipo que busca avanzar.

Es por todo esto que Isaiah Thomas (29 años) puede encontrar atractivo en Orlando y finalizar el acuerdo con los Magic. Ya sea para un contrato de corta duración para revalorizar su posición en el mercado, o como herramienta de trueque para que Orlando pesque algún jugador destacado durante el final del período de traspasos. Otra posibilidad podría ser que IT buscará un gran contrato con los Magic, lo cual obligaría a los de Florida a deshacerse de alguna de sus grandes firmas como las de Evan Fournier o Bismack Biyombo, que ambos cobrarán un total de $17M está próxima temporada 2018-19.

Listo para jugar

Isaiah Thomas ya dejó claro hará unos días que se sentía bien, se sentía mejor que nunca y que estaba preparado para demostrar de lo que es capaz. Aunque esto solo pueda parecer palabrería, es de gran importancia para un equipo como los Magic, que puede ofrecerle a Thomas algo de lo que no ha disfrutado esta temporada y lo cual puede marcar un punto de inflexión en su rendimiento, minutos de juego.

IT ha registrado un porcentaje de tres puntos de 36.1% a lo largo de su carrera, y lo cuál podría ayudar a un equipo que sufre gravemente en esa faceta. Otra gran cualidad de Thomas, y que ha demostrado a lo largo de estos años, a excepción tal vez de este último, es un gran capacidad para crearse sus propios tiros y así conseguir entrar a canasta con gran eficiencia (50.9% de tiro eficiente) a pesar de su estatura (1.75 m).

Isaiah Thomas registró la pasada temporada 15.2 puntos y 4.8 asistencias por encuentro, y parece ser la pieza que necesitan los Orlando Magic. Ya sea si vuelve a su nivel All-Star o no, su experiencia y veteranía seguro que serían de ayuda para una organización que lleva tiempo sin rumbo.