10 de julio de 2012, fecha que la mayoría de los fans de los Boston Celtics no parecen olvidar jamás. El día en que uno de los mejores “Big four” de la historia de la NBA terminó de disolverse. No hablamos de otro que aquel temible equipo que ganó el anillo en 2008 y llegó a las finales de 2010, formado por nada más y nada menos que 4 “all stars”: Rajon Rondo, Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen.

Este último fue el primero en abandonar el barco, marchándose a los Miami Heat para perseguir el anillo allí, junto a Dwayne Wade y LeBron James. El hecho de que Ray dejase los Boston Celtics nunca sentó bien a los fanáticos de los verdes, y aparentemente destrozó la buena relación que Allen tenía con el resto de sus compañeros de equipo.

Ray Allen posando con la camiseta de los Heat en 2012

Esta enemistad se vio reflejada en el primer partido de la temporada 2012-2013 en que se enfrentaron a los Celtics, donde ni Kevin Garnett ni Rajon Rondo saludaron a su ex-compañero. Las tiranteces entre estos jugadores han ido reapareciendo esporádicamente en el trascurso de los últimos 5 años. No invitando a Ray Allen a la fiesta que Rajon Rondo organizará cuando se cumplan 10 años de la consecución del decimoséptimo anillo de la franquicia de Boston.

Sin embargo, ha sido Paul Pierce quién ha iniciado una campaña de reconciliación tras encontrarse con su ex-compañero en China y subir esta foto a su Instagram:

En ella, Paul Pierce anima a Rajon Rondo y a Kevin Garnett a, textualmente, enterrar el hacha y normalizar su relación con Ray Allen. Paul Pierce siempre fue conocido por ser el capitán y el líder de los Celtics, ¿Obedecerán a su capitán o el rencor ganará la batalla y el hacha seguirá blandiéndose en la batalla?