La estrella de los Houston Rockets dona $1M para los afectados por el huracán Harvey y asegura que jamás se irá de la franquicia de Texas. Fuente: Sports Illustrated

Houston está siendo azotado desde el pasado viernes por la noche por el huracán Harvey, clasificado de categoría 4, siendo así el primero de esa magnitud desde el huracán Wilma en el año 2005 que vapuleó la República mexicana en la península de Yucatán, Cuba y en la parte sur de la península estadounidense de Florida.

Los daños y vidas que se está cobrando este ciclón han incitado a la población, tanto del estado de Texas como de todo el territorio norteamericano, a mostrar su lado más solidario. Un ejemplo es el caso del base de los Rockets, James Harden, que compareció públicamente el pasado dos de septiembre junto al alcalde de Houston, Sylvester Turner, afirmando que donaría un millón de dólares y asegurando que el importe iría íntegramente a los afectados.

También declaró en el NRG Center de Houston, que ha alojado a los evacuados desde que el huracán Harvey inundara el área de Houston hace más de una semana, que “tenemos que encontrar la manera de ayudar a la comunidad tanto como sea posible. Queríamos ayudar y asegurarnos de que la ayuda llega a los lugares más necesitados”.

Con esta donación, Harden se une a las numerosas celebrities que han aportado su granito de arena contribuyendo con una donación como los artistas Chris Brown, Sandra Bullock o Beyoncé, asimismo como el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump.

Fiel a los Rockets

El cuatro veces All-Star también ha tenido tiempo para tranquilizar a los aficionados de los Houston Rockets, declarando vía Twitter que se ve como “Rocket” para toda la vida respondiendo a un aficionado que le suplicaba que no abandonara nunca la franquicia presidida por Daryl Morey. En su respuesta garantizaba que nunca partiría hacia otro equipo aclarando que sería un “Rocket para siempre”.

Y es que Harden está más que feliz en su casa, tal y como afirmó en el NRG Center. Su reciente renovación, en la cual ha firmado una extensión de contrato hasta la temporada 2022-2023 motivará su continuidad para unos años más, siendo el jugador más pagado de la historia ($228 millones en las próximas seis temporadas).

Además, la llegada de un refuerzo de lujo como lo es Chris Paul procedente de Clippers forzará, con toda seguridad, que Harden vuelva a su posición natural de escolta y Paul lleve la batuta de los Rockets, aunque ambos puedan ejercer esa posición de guard.

La barba” ha promediado 29,1 puntos, 8,1 rebotes y 11,2 asistencias y ha presentado unos porcentajes del 44% en tiros de campo, un 35% en tiros de 3 y de un 85% tiros libres en 36,4 minutos jugados la pasada temporada.

Mientras, su nuevo compañero promedió 18,1 puntos, 5 rebotes y 9,2 asistencias con unos porcentajes del 48% en tiros de campo, un 41% en triples y un 89% en tiros libres en 31,5 minutos.

Esta dupla ha esperanzado a sus compañeros como declaró Eric Gordon a Fox Sports Australia, donde declaró: “Este ataque puede ser simple para Chris porque se trata de tomar decisiones rápidas. Tendrá más tiros abiertos y más tiempo el balón para dar asistencias fáciles. Todo será aún más rápido con él.” Además, destacó la progresión que ha experimentado Harden como pasador: “Por supuesto que el año pasado con James ya jugamos rápido. Él aprendió a ser un buen pasador. Tener a los dos en pista hace las cosas más fáciles para todos”, concluyó.