En su tercer año en la NBA, el gigante letón tiene la oportunidad de erigirse como el líder de los New York Knicks - Fuente: ESPN

A sus 22 años, el joven ala-pívot Kristaps Porzingis, está listo para emprender su tercera temporada en la mejor liga del mundo.

Tras un agitado verano en la franquicia presidida por Phil Jackson, envuelta por los numerosos rumores de salida de su figura Carmelo Anthony y del propio Porzingis, los New York Knicks están dispuestos a hacer una buena temporada, en la que el objetivo sería alcanzar los playoffs que se le resisten desde la temporada 2012-2013, cuando cayeron en las semifinales de conferencia ante los Indiana Pacers por 4-2.

Dentro de ese propósito adquiere un protagonismo singular el internacional letón, que parece que va a continuar durante unos años más dando alegrías al público del Madison Square Garden, donde se ve jugando toda la vida tal y como declaró el pasado 3 de agosto a la web oficial de la NBA mientras se encontraba en Sudáfrica disputando el NBA Africa Game. Atrás quedan, pues, los rumores que lo situaban en la órbita de franquicias como las de Boston Celtics o Cleveland Cavaliers provocados por la mala relación que el ex del CB Sevilla mantenía con su entrenador, Jeff Hornacek, según desveló el periodista Peter Vecsey hace escasos días.

Buen inicio a pesar de su juventud

Porzingis promedió 18,1 puntos, 7,2 rebotes y 1,5 asistencias, con un porcentaje de un 45% en tiros de campo, del 36% en tiros de 3 y un 79% en tiros libres en 32,8 minutos jugados la pasada temporada. Números aceptables y parecidos a los de la temporada de su debut en la NBA, aunque se espera que dé un salto a más durante su tercera temporada, más si cabe si se confirma la salida de Carmelo Anthony, emblema de la franquicia, que se está viendo seducido por los Houston Rockets o los Portland Trail Blazers.

De este modo, “el unicornio” debe ser el líder, a expensas del futuro de Carmelo, que guíe a sus compañeros hacia unos nuevos playoffs, del mismo modo que está capitaneando a su selección en el presente Eurobasket, donde en sus dos primeros partidos ha completado dos buenas actuaciones.