Cameron Reddish jugará en Duke. Fuente: DraftExpress

Después de cerrar la clase de 2017 con el commitment de Marvin Bagley, Duke ha conseguido cerrar la incorporación de dos de las grandes estrellas de High School en el país.

Tre Jones fue el primer jugador en sellar su compromiso con el equipo de Coach K. El hermano pequeño de Tyus Jones (jugador de los Timberwolves) es considerado el mejor base del país y diversos medios le colocan como jugador Top-10 de la clase de 2018.

El jugador natural de Minnesota destaca por su velocidad (que le permite romper las defensas y anotar con facilidad), defensa, IQ y gran visión de juego. Aunque tiene que mejorar su tiro exterior (apenas un 24% en EYBL) los Blue Devils esperan que lidere al equipo desde la posición de base y les guíe hacia un nuevo campeonato.

Pero esto no acaba aquí, Cam Reddish, jugador No.3 del país, ha desvelado hoy en el portal The Player’s Tribune su intención de ponerse bajo las órdenes de Mike Krzyzewski una vez terminada su temporada senior en la Westtown School.

Reddish también consideraba a UConn, UCLA, Villanova y Kentucky como posibles destinos, pero a lo largo del proceso siempre se vio a Duke con una gran ventaja sobre el resto y finalmente han logrado hacerse con sus servicios.

El alero de 2.01m es quizás el jugador más completo de la clase de 2018, posee una gran capacidad tanto para organizar el juego desde cualquier posición y anotar desde cualquier distancia como para defender a la gran mayoría de rivales usando su físico privilegiado (tiene una envergadura de 2.16m).

Con estas dos adquisiciones, Duke ya siembra el miedo en sus rivales y sienta las bases de un proyecto que podría tener como foco central a R.J Barrett (jugador No.1) si el canadiense decidiese optar finalmente por el proyecto de los Blue Devils.