Jimmy Butler junto a Andrew Wiggins durante el partido del 30/09 contra Los Angeles Lakers - Associated Press (AP)

Con esta victoria (111-97) los Timberwolves se ponen con un 2-0 en este inicio de pretemporada mientras que los Warriors se hacen con un anecdótico 0-2, mostrando así su faceta más débil. A pesar de todo los de la bahía consiguieron dominar durante casi todo el encuentro, solo pequeños errores en el último período decantaron el partido al lado de Minny.

El partido comenzó con una arrolladora primera mitad de Golden State liderada por su trío anotador de Durant, Curry y Thompson y apoyados por Draymond Green, quien iba a ritmo de triple-doble. Con una máxima diferencia de 14 puntos, los Warriors parecían decididos a llevarse el encuentro. Pero la reacción de Minnesota llegó a tiempo y el trío, Wiggins, Towns y Butler empezó a hacer mella en la defensa de Golden State, queienes veían su ventaja reducirse a cinco puntos al final de la primera mitad (50-55).

Empezaba el tercer cuarto y la película era la misma, los Warriors continuaban por delante en el electrónico. Aun así, ya se podía oler que Minnesota no pondría las cosas fáciles (79-83).

El último cuarto fue definitivo y la diferencia anotadora de las segundas unidades fue clave, jugadores como Jamal Crawford o Gorgui Dieng decidieron el encuentro. A falta de dos minutos Nemanja Bjelica anotaba un triple que ponía a los Wolves +12 en el marcador, y sentenciando así el encuentro.

Los más destacados del partido por parte de Warriors fueron Kevin Durant (20 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias), Stephen Curry (14 puntos y 4 asistencias) y Klay Thompson (13 puntos). Mientras que de los Timberwolves fueron, Karl-Anthony Towns (16 puntos y 8 rebotes), Jimmy Butler (16 puntos y 4 asistencias), Andrew Wiggins (14 puntos) y Taj Gibson (13 puntos y 7 rebotes).