1.800 millones de Euros estarían pidiendo por la franquicia.

Como toda temporada de traspaso en los deportes yacentes de este mundo (sobretodo los que tienen mas demanda: fútbol, baloncesto, béisbol y fútbol americano), hay quienes salen mas victoriosos que otros en las transferencias y movimientos en el mercado. Hoy es el turno de hablar de las franquicias NBA menos beneficiadas del mercado de verano 2017.

¿Qué es necesario para que una franquicia de la NBA sea perdedora en el mercado de cara a la próxima temporada? Pues la verdad es que muchas cosas y hasta por las mas simples, tales como: movimientos de transacciones previas al draft, selecciones erradas en el draft basadas en lo que los jugadores proyectan, movimientos en la agencia libre, reconstrucciones de la plantilla a medias, etc.

Comenzaremos por quienes proyectan ser uno de los peores equipos de la NBA de cara a la próxima temporada; cuidado si no es el peor.

Brooklyn Nets.

Russell y Mozgov, las nuevas caras de los Nets

Comencemos por lo mas simple: Los Nets han sido puestos en venta. Parece que la suerte de los Nets no ha sido la mas apropiada desde hace unos anos para acá. Con una plantilla que luce bastante inestable ante una conferencia(Este) endeble y hoy por hoy con solo dos fuertes contendientes  (Cleveland y Boston), no proyectan estar ni en los 10 primeros.

Las contrataciones de D’Angello Russell y Mozgov es un mínimo respiro para la franquicia, pero por desgracia no es suficiente. Como si fuera poco, la franquicia es puesta en venta por una cifra que ronda los 1.800 millones de Euros y los 2.000, una suma de dinero bastante elevada por un equipo que va perdiendo el prestigio con el pasar del tiempo y no ve luz en playoffs desde la temporada 2014/2015. Los días de prevalecencia e historia quedaron atrás  marcados por el tridente Carter, Kidd y Jefferson y por lo que pudo ser y no fue para los ex celtics (Pierce, Garnett, Terry).

Las apuestas no están del todo en la mesa, pues parece que el futuro de los Nets es incierto y no se sabe a ciencia cierta si apuestan a por una temporada a medio nivel, o a la reconstrucción pós-venta de la franquicia y al posible desarrollo del base estelar D’Angello Russell para reforzar la plantilla em base a el. Sin embargo, eso no parece detener los movimientos, dado que han habido algunos rumores sobre la llegada del ala-pivot/pivot Jared Sullinger al equipo del magnate ruso Mikhail Prokhorov.

Es solo cuestión de tiempo saber que le depara a los Nets, comenzando desde la estructura interna que abarca toda la plantilla, cuerpo técnico, competición en la conferencia y realizaciones en el mercado, hasta el siguiente dueño de la franquicia de la NBA

Orlando Magic.

En Orlando las esperanzas están puestas en la reconstrucción

Para quien no asistió a ninguno de los juegos del Magic la pasada temporada o siquiera tuvo la oportunidad de seguir la competición del equipo en la conferencia, solo se resume en dos palabras: 29 triunfos. Orlando Magic no se postula a tener una temporada provechosa y positiva por las tormentas que se avecinan, y a los dirigentes no les parece un motivos de preocupación.

Pese a las adquisiciones de el alero Jonathan Simmons, el pivot congoleño Bismack Biyombo y el ex warrior, Marreese Speights, los Magic no relucen como unos de los sagrados 8 en la conferencia del Este. Si bien es cierto que ahora cuentan con un apartado de jugadores en la pintura que pueden hacer bien el trabajo, tales como: Vucevic, Gordon, Bismack Biyombo y Speights, que es de donde justamente parece yacer la solucion, yace un problema; el técnico principal Frank Vogel tendra que distribuir los minutos y las responsabilidades, y sobretodo, que generen química. Quedan en el aire las interrogantes de si Elfrid Payton (base titular de los Magic) y compañía podrán tener una temporada mas exitosa de la ya transcurrida.

Los Orlando Magic van a necesitar algo mas que los sensacionales mates de Aaron Gordon. Van a necesitar un líder.

Atlanta Hawks.

En Atlanta todo el mundo se despide.

El caso de Atlanta es para reflexionar. Hace menos de 3 anos Atlanta era poseedora de 4 jugadores all stars. Cuantos de ellos se mantienen ahora allí? Ninguno. Jeff Teague, Kyle Korver, Paul Millsap, Al Horford; si, todos ellos en un mismo quinteto, ganadores del primer lugar de la conferencia y aplanando a sus adversarios en playoffs, hasta que se toparon con LeBron James y compania.

Poco a poco fueron saliendo de cada uno de los mencionados hasta desintegrar por completo la llamativa plantilla, que bien caro les ha costado. Este ano no fue muy diferente de lo que ya una vez sucedio. Paul Millsap fue el ultimo de ese cuarteto que quedaba en Atlanta; ahora va en camino a tierras del Oeste. Su traspaso a Denver era ya un hecho. La historia apenas comienza; Atlanta se deshizo de Jose Manuel Calderon (Cleveland), Tim Hardaway Jr (New York), Dwight Howard (New Orleans), Thabo Sefolosha (Utah), entre otros.

Asi es, lo que parece ser un cambio de planes basado en la reeconstruccion y nuevos planes para la franquicia, parece un suicidio. Las adquisiciones en Atlanta no proyectan ser suficientes para cubrir todos esos espacios que dejaron en la plantilla y las oportunidades de playoffs para los aficionados ya se ven esfumadas.

Marco Belinelli, Luke Babbitt, Miles Plumlee y Quinn Cook son algunos de los jugadores que ingresaron a la plantilla de Mike Budenholzer para hacerle frente a la conferencia Este. Dennis Schroder sigue intacto en la alineación y los propósitos de Atlanta son reedificar en base al jugador alemán. La temporada que se aproxima puede ser una tormenta o una paz para la aficion de los Hawks, que a pesar de haber desenlazado con muchos jugadores estelares y de altos rendimientos, aun ponen la confianza en quien ya fue entrenador del all star game por parte de la conferencia este.