El aniversario y el proceso

El 5 de diciembre se producirá el primer enfrentamiento entre ambos equipos. Fuente: Getty Images
Tanto en Phoenix como en Philadelphia se han vivido mejores tiempos. Hasta aquí, no descubro nada. Ambas franquicias pasan un bache tan pronunciado como alargado en el tiempo. Pero tras una profunda reconstrucción (que finalizará antes en Philly), los dos equipos comenzarán la ascensión que les lleve al estrellato. Pero hoy por hoy, el principal objetivo es superar el número de victorias conseguido la campaña pasada, y empezar a construir desde ese paso, tan básico como sólido e indispensable.
 
Confianza en el Proceso. La máxima que ha regido las acciones de los Sixers desde 2013, y que debería empezar a dar sus frutos esta temporada. Lejos de recorrer un camino fácil, su senda ha sido retorcida y cruel. La mala suerte, las pésimas decisiones y las constantes lesiones han retrasado y modificado la original senda de “The Process“. Seleccionar cuatro interiores (tres pívots) en el Draft durante cuatro años consecutivos es una decisión difícil de entender, más teniendo en cuenta que la franquicia poseía a Andrew Bynum, que ni llegó a debutar, pero que todas las promesas cayeran lesionadas una tras otra no es resultado de las elecciones tomadas en los despachos, sino de un infortunio terrible. Pasado este doloroso bache, y con la elección de Marquelle Fultz, el encargado de alimentar a las torres Simmons y Embiid, además del fichaje del veterano J.J Redick, Philadelphia comenzará a edificar a partir de este otoño su proyecto, el tan largamente esperado. Primer paso: Playoffs.
 
En Phoenix, la reconstrucción arranca su tercer año. Con Bledsoe como actual estrella y los proyectos de Devin Booker (inolvidable su actuación en el TD Garden), Dragan Bender, Marquesse Chriss y Josh Jackson, un alto, versátil, atlético y con tremendo potencial defensivo alero. Aprovechando el 50 aniversario de la franquicia de Arizona, parece no haber un mejor momento para comenzar a avanzar realmente en el camino de la reconstrucción. Pero en la rocosa y complicada Conferencia Oeste, será difícil conseguir un récord de victorias que supere con creces las 24 del pasado ejercicio.

Jóvenes y rookies. Los pilares.

En Philadelphia se tiene fe ciega en sus jóvenes, los que según la profecía finalizarán el Proceso y comenzarán a ganar. Marquelle Fultz, pick nº1 del último Draft, es la última adición a la plantilla, el base, el organizador que se encargará de explotar la potencia interior disponible. Dario Šarić, que se quedó a las puertas de ser ROY, seguirá creciendo. Simmons, una muestra más de la inagotable mala fortuna de la franquicia, debutará este año, buscará recuperar la confianza y superar los problemas de lesiones. Más de lo mismo se puede decir de Joel Embiid. En su tercera campaña debutó, jugando 31 partidos. Debe mantenerse sano o el proyecto flaqueará, otra vez. Si no, siempre estará en la retaguardia Jahlil Okafor, tercera elección del Draft de 2015. Este grupo de jóvenes jugadores forman un prometedor roster, con el añadido del capitán Robert Covington y el tirador J.J. Redick, veterano que firmó por una temporada y que instruirá a los novatos.
 
Joel Embiid viene más fuerte que nunca. ¿Conseguirá superar su problema con las lesiones? Fuente: USA TODAY Sports
3344 kilómetros al suroeste, en la árida tierra de Arizona, el proyecto de Phoenix recae en los hombros de un jugador consolidado y varios jugadores jóvenes. Eric Bledsoe, estrella del equipo, base titular, y espectacular si las lesiones le respetan, tiene todavía mucho que ofrecer a sus 27 años. Como base reserva, Brandon Knight, sumando un par de años menos en su carnet. Si obviamos a estos dos jugadores ya consolidados en la Liga, el baloncestista que más expectativas ha creado es Devin Booker. Siendo sinceros, una incógnita. Escolta tirador, mecánica rápida y efectiva. 70 puntos en Boston. Promesa con muy buena pinta, pero todavía debe demostrar todo. Completando los pilares del equipo, encontramos a Josh Jackson, pick 6 de este Draft y con un futuro brillante. Potente y atlético alero, hace prácticamente de todo y a un alto nivel. Tremendo potencial defensivo e interesantes recursos ofensivos. Candidato firme a rookie del año. El ala-pívot Marquesse Chriss debe pulir numerosos aspectos de su juego y jugar con más calma, pero todavía no ha alcanzado su techo.

¿Qué esperar de ellos?

Cinco temporadas han pasado desde la última vez que el Wells Fargo Center acogió un partido de Playoffs. Desde aquella lejana y famosa campaña del lockout, donde cayeron derrotados en semifinales de Conferencia ante Boston, la franquicia ha sumado 109 victorias de 410 partidos. Durante las campañas 2013/2014, 2014/2015 y 2015/2016, los Sixers no consiguieron en ninguna sumar 20 victorias. Demasiados años, demasiadas derrotas. Demasiado para un equipo con tanta historia.
 
El propio Joel Embiid comentó que este era el asalto definitivo. Por fin, en Philadelphia se ven capaces de alargar la temporada hasta mayo. Y aunque los ránkings de la ESPN les sitúen fuera, todos en el roster tienen claro que deberían conseguir un séptimo u octavo puesto en la debilitada conferencia Este. A partir de ahí, avanzar de ronda será poco menos que una utopía. Pero alcanzar la postemporada sería un paso clave para la maduración del proyecto.
 
Al base le queda todavía mucho recorrido. Fuente: Safari
Más difícil lo tienen los equipos en reconstrucción situados en la Conferencia Oeste. Sobre el papel, mucho más dura, exigente y compacta. Que los Playoffs visiten el Talking Stick Resort Arena es prácicamente imposible. Contando con ello, la principal meta es sumar más victorias que el ejercicio anterior. Su lucha será en el pelotón de cola, siendo sus rivales los Lakers, Kings y Mavericks.
Diferentes proyectos, diferentes maneras de ver el baloncesto. Reconstrucciones que comparten objetivo: aspirar a todo.