Dwyane Wade busca competir al máximo nivel - Fuente: Getty Images

El pasado 20 de junio, Dwyane Wade decidió ejercer la opción de jugador con Chicago, lo que extendía su contrato un año más a razón de 24 millones de dólares. Desafortunadamente tres días más tarde, y cambiando el rumbo de la situación, se hacía oficial el traspaso de Jimmy Butler a Minnesota.

La decisión de Flash fue conforme a la situación que creía que viviría en esta próxima campaña, pelear por los Play-offs con el equipo de su ciudad natal. A día de hoy, el escolta de los Bulls está arraigado a la franquicia de Chicago hasta verano de 2018 y, para él, en la situación menos deseada: una reconstrucción. 

Por esto es que desde hace varias semanas saltan fuertes rumores de que Wade comenzará la temporada como un ‘Bull’, pero que a mitad del curso rescindirá su contrato para ser agente libre y unirse a un equipo que pueda optar al anillo.

Las tres opciones más tentadoras son: Miami Heat, Cleveland Cavaliers y Los Ángeles Lakers.

Todas las opciones son interesantes, mas también es cierto que no ofrecen los mismo. En California, y con Magic Johnson al mando, existe un ambiente de incógnita sobre lo que pueda suceder a lo largo de esta temporada y una vez finalice la misma. En las costas de Miami tiene el que fue su hogar durante muchos años, siendo un ídolo, pero con su llegada el equipo optaría, como mucho, a pelear una primera ronda de Play-offs. Por último, en Ohio se encuentra LeBron, un íntimo amigo que podría llevarlo hasta las ansiadas Finales, pero con él Wade tendría que asumir un nuevo papel a la sombra del Rey.

Con todas las opciones sobre la mesa, Wade declara para Miami Herald que quiere volver a estar en una pelea por el anillo.

“Obviamente todo el mundo quiere competir. No es un secreto. A todos nos encantaría luchar por un campeonato al final de la carrera. Me encantaría. No estoy en posición de hacerlo en este momento, así que no puedo hablar de preferencias. Espero que un día antes de que esto termine, pueda volver a competir por un campeonato. He tenido la suerte de estar en cinco finales, así que si no voy a otra no puedo quejarme, pero me encantaría porque siento que puedo aportar en un equipo que esté en esa situación”, afirma Flash.

Wade ya tiene 35 años, y su etapa de jugador parece estar llegando al ocaso. Él quiere ser parte importante de un equipo aspirante, no ser un jugador de rol. Es por esto que deberá barajar las opciones que tiene sobre la mesa. Volver a ser la sombra del que apunta a ser el LeBron MVP, volver a Miami y sólo aspirar a Play-offs, o arriesgarse a ir a L.A. con la esperanza de que para el verano 2018 Magic consiga reunir a LeBron y a Paul George en un equipo de jóvenes que ilusiona mucho.