Hará relativamente pocas horas conocíamos la noticia de que los Memphis Grizzlies retirarían el número 9 de Tony Allen, actual jugador de los New Orleans Pelicans que militó en las filas del equipo de Tennessee des de la temporada 2010-11. El actual escolta y armero de Anthony Davis y DeMarcus Cousins ha sido gran parte de la cultura Grint&Grind, un juego muy físico y defensivo. Y es por ello que su camiseta ondeará junto a la de Zach Randolph en el FedEx Forum de Memphis.

Todo un icono de Memphis

El propietario de los Memphis Grizzlies, Robert Pera, ha sido el encargado de anunciar que retirarían la camiseta de Tony Allen. “Tony ha sido uno de los principales impulsores de las siete apariciones consecutiva del equipo en Playoffs, y pese a que ya no siga con nosotros, sigue siendo un miembro muy querido de la comunidad de Memphis,” declaró emocionado Pera. “Tony jugó con una pasión que no tiene comparación posible. Él fue uno de los que ayudo marcar y establecer la cultura del esfuerzo, dureza e intensidad que caracteriza a esta franquicia. En nombre de toda la organización, quiero darle las gracias por su increíble aportación y por inspirar como lo ha hecho a la ciudad de Memphis. Estamos muy orgullosos de que su camiseta con el 9 cuelgue en FedEx junto a la de Zach (Randolph)”, concluyó.

Tony Allen ha recibido la noticia al final del entreno diario del equipo Pelicano y le han preguntado como se sentía al saber que le iban a otorgar tal honor, como es retirar su camiseta.

Memphis Grizzlies, una franquicia con poco recorrido

En 1995 nacían los Vancouver Grizzlies, un bloque joven con mucha ilusión. Los principios no fueron fáciles, y para ser sinceros, aquel equipo canadiense no llegó jamás a ganar más de 23 partidos en una temporada. Pero todo cambiaría en 2001, en la noche del Draft, con el tercer puesto, los; ya trasladados a Memphis; Grizzlies eligirían a Pau Gasol, un joven jugador español que ganaría el ROTY y ayudaría al equipo de Tennessee a llegar a Playoffs tres años consecutivos (2004-2006).

Con la salida de Pau en 2008, los Grizzlies intentaron apoyarse en Rudy Gay y Gasol. Sí, pero ahora Marc, el hermano menor de Pau, que llegaba a los Memphis a través del traspaso que mandaba a su hermano a Los Angeles.

Pero todo cambiarían en 2010, cuando se solidificó lo que conocemos como la cultura del trabajo y el esfuerzo, el Grit&Grind. Ese año los Grizzlies conseguirían eliminar a la primera ‘seed’, los Spurs, siendo los octavos clasificados. En 2013 llegarían a las finales de conferencia eliminando a Clipper y Thunder, pero cayendo ante los ‘todopoderosos’ Spurs de Popovich. Siete apariciones en Playoffs son el legado de estos Grizzlies (2011-2017), Zach Randolph, Tony Allen, Marc Gasol y Mike Conley las figuras más destacadas.

Otros nombres a recordar

Tony Allen y Zach Randolph, dos nombres muy importantes para la ciudad Memphis. Pero antes de ellos siempre hubieron otros jugadores que marcaron un antes y un después en el equipo de Tennesse. Ya hemos hablado de Pau Gasol y Rudy Gay, pero hay que recordar que ambos tuvieron a sus propios escuderos; compañeros no tan conocidos pero que sin ellos no habría sido posible llegar al objetivo.

Shane Battier, Mike Miller e incluso Jason ‘White Chocolate’ Williams fueron compañeros de Gasol y fueron grandes contribuidores en el éxito del equipo. Battier siempre fue un especialista des de la línea de tres, igual que Miller, pero también cabe destacar su genial habilidad para defender varias posiciones. Y Jason Williams… bueno, que decir de este hombre, solo hace falta poner su nombre en Youtube para ver una recopilación de lo que era capaz, probablemente uno de los bases más espectaculares a la hora de pasar el balón.

Otros nombres menos conocidos serían Shareef Abdur-Rahim y su época con los Grizzlies, entonces en Vancouver, como líder anotador, Stromile Swift un ‘highflyer’ de los pies a la cabeza, Lorenzen Wright (1975-2010) un reboteador tenaz que acompañó a Pau Gasol en sus mejores años, o las cortas apariciones de Mike Bibby y, un veterano, Byron Scott.

Un nuevo comienzo

Con la salida de Tony Allen y Zach Randolph muchos creen que la cultura del Grit&Grind está acabada, pero aunque unos se vayan, otros entran. Jóvenes jugadores llegan al equipo de Memphis con ilusión y ganas de trabajar, siempre sin olvidar a las dos estrellas del equipo, el All-Star Marc Gasol y Mike Conley (y su contrato). El futuro de los Grizzlies es incierto, pero hay algo que no se les puede recriminar, y eso es el esfuerzo.