Cada vez queda menos para que empiece la temporada 2017/18 en la NBA y las franquicias ya se han puesto a punto con los partidos de pretemporada. Los Boston Celtics son uno de los equipos a los que estos choques de preparación les ha permitido confirmar lo que ya sospechaban: que son un gran equipo. Los verdes han terminado 4-0, aunque es cierto que han jugado sólo ante dos rivales (los Philadelphia 76ers y los Charlotte Hornets) que no se metieron en los PlayOffs la temporada anterior, por lo que las victorias tampoco sorprenden a muchos.

Los Celtics jugarán el primer partido de regular season ante los Cleveland Cavaliers, equipo que les eliminió de los PlayOffs la pasada campaña en las Finales de la Conferencia Este por 4-1. Pero en ese encuentro no estará una de las caras nuevas para esta temporada: Marcus Morris. La franquicia de Massachusetts ha confirmado en su cuenta de twitter que el alapívot sufre unas molestias en una rodilla que le harán perderse, aproximadamente, la primera semana de temporada regular.

Morris sólo ha podido disputar uno de los cuatro partidos de pretemporada al tener unos problemas judiciales por resolver en Arizona junto con su hermano gemelo Markieff Morris, ahora en los Washington Wizards, de cuando jugaban ambos en los Phoenix Suns. Ante los Hornets, Marcus Morris pudo disputar sus primeros minutos bajo las órdenes de Brad Stevens. El alapívot de 28 años aportó 7 puntos (3/6 en tiros de campo y 1/1 en triples) e hizo una falta personal en los 11 minutos que jugó.

Morris llegó a Boston procedente de los Detroit Pistons el pasado mes de julio a cambio de Avery Bradley y una segunda ronda del Draft de 2019. En las dos campañas que militó en los Pistons, el alapívot nacido en Philadelphia (Pennsylvania) mostró su mejor baloncesto, con unas medias de 14.1 puntos, 4.8 rebotes y 2.3 asistencias por partido en 159 encuentros.

A lo largo de su carrera en la NBA, Morris ha disputado un total de 416 choques en los que ha sumado de media 10.8 puntos, 4.2 rebotes y 1.6 asistencias por noche. Además de jugar en los Pistons y en los Suns, el alapívot también estuvo un curso y medio en los Houston Rockets. Ahora espera que las molestias en su rodilla desaparezcan para poder aportar cuanto antes todo lo que estos ilusionantes Celtics pidan de él.